Imposible es nada

Con esta idea por bandera, el cirujano gallego Diego González Rivas lucha contra el cáncer de pulmón y el dolor en hospitales del mundo entero. Su revolucionaria técnica permite operar la cavidad torácica practicando un pequeño orificio intercostal, a veces incluso con anestesia local, y facilita a los pacientes la vuelta a casa y a la vida a las cuarenta y ocho horas.